¿Por qué se hornea a 180°C la mayoría de recetas?

¿POR QUÉ SE HORNEA A 180 °C LA MAYORÍA DE RECETAS?

Tal vez al estar haciendo varias recetas te has encontrado que la mayoría de las veces pide que al hornearse sea a 180 °C, y si no te lo has preguntado o no te habías dado cuenta, hoy te diremos la razón de por qué se hornea a 180 °C la mayoría de recetas.
La razón por lo que se hace esto es por la química, tal vez te acuerdes de tus clases en la escuela y te suene familiar la “reacción Millard”.



Este proceso químico produce que nuestros alimentos adquieran un color y olor agradable, cambiando a un tono más dorado o tostado, aquí es donde las proteínas y los azúcares se juntan gracias a la ayuda del calor, es casi como una caramelización, por eso es que toman ese color marrón los alimentos. Gracias a esta reacción podemos tener la corteza dorada del pan o si te gusta la carne, ese color bronceado tan típico del pavo.
¿Por qué se hornea a 180°C la mayoría de recetas?


POR QUÉ SE HORNEA A 180 °C LA MAYORÍA DE RECETAS

Antes de seguir me gustaría aclarar que 180° Celsius equivalen a 356° Fahrenheit.
Regresemos en el tiempo y ubiquémonos en la segunda guerra mundial, donde los fabricantes de hornos no tenían indicadores de temperatura, y, por lo tanto, solo tenían tres medidas: bajo, medio y alto.
De esta manera es que los especialistas al marcar una temperatura en las recetas decidieron dejarla a 180 °C, que se encuentra en la temperatura “media” de la mayoría de hornos.
Esta temperatura resultó excelente, ya que tendrás una cocción uniforme, rápida e ideal para evitar que se quemen los alimentos.
Sin embargo, esto no implica que no se pueda hornear a otras temperaturas, habrá recetas que necesitarán menos calor y otras un poco más.